FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZ

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZ“Ver no es suficiente; tienes que sentir lo que fotografías” André Kertész

Andor Kertész nace el 2 de julio de 1894 en Budapest en el seno de una familia de clase media judía, tras la muerte de su padre en 1908 a causa de tuberculosis, la familia se traslada a Szigetbecse, donde se cría en un ambiente pacífico y campestre que acabará definiendo su carrera. Pese a sus estudios financieros y a diferencia de su hermano mayor, que trabajará toda su vida en ese campo,  a Kertész los números le llaman poco, le interesan más las revistas ilustradas, la pesca o la natación que practica en el Danubio. Y es su interés en las revistas, lo que le inspira a estudiar fotografía de forma autodidacta.

Se compra su primera cámara con sus ahorros en 1912, pese a la oposición familiar, dedica su tiempo libre a fotografiar la vida de la gente local, los gitanos y los paisajes de la “puszta” (llanuras húngaras). Su primera fotografía se cree que es “Niño durmiendo.  Budapest, 1912″. Comienza a publicar sus primeras fotos durante la I Guerra Mundial, mientras sirve en el ejército, para la revista Érdekes Újsá.

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZEn 1914, con 20 años, le envían al frente, donde documenta la vida en las trincheras con una cámara ligera, una Goerz Tenaz. La mayoría de esas fotografías son destruidas cinco años después durante la Revolución Húngara. En 1915 es herido por una bala que le provoca una parálisis temporal de su brazo derecho. Le envían a un hospital en Budapest pero poco después es trasladado a Esztergom donde continúa haciendo fotos. No se recupera a tiempo de entrar nuevamente en combate, con la firma de la paz en el 18, vuelve a trabajar en la oficina de cambio donde conoce a la que será su mujer, Erzsebet Salomon, que desde ese momento se convierte en modelo para sus fotografías.
grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZEn 1923, la Asociación Húngara de Fotógrafos Aficionados selecciona una de sus fotos para su medalla de plata, bajo la condición de que positive la copia mediante el procedimiento de Bromóleo, un proceso del que no era muy partidario por lo que rechaza la medalla. Recibe un diploma de la asociación. Cuando el 26 de junio de 1925 la revista Érdekes Újság publica una de sus fotos en portada, Andros ya está decidido a fotografiar la ciudad de Paris y unirse a la explosión artística del momento.
Se instala en Paris en septiembre del 25, dejando atrás a su familia y a su novia, en un primer momento comienza a trabajar para distintas publicaciones de diferentes países y cambia su nombre a André. En 1927 se convierte en el primer fotógrafo que realiza una exposición individual: Jan Slivinsky presenta 30 de sus fotografías en la “Sacre du Printemps Gallery. A finales de la década de los 20 se casa con una retratista llamada Rogi André, el matrimonio dura menos que un suspiro y jamás hablará del tema.
En el 28 se pasa a Leica, es su etapa más productiva, combina su trabajo editorial con su trabajo personal. Dos años después recibe la medalla de plata de la Exposition Coloniale in Paris por sus servicios a la fotografía.

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZEn 1930, regresa a Hungría a visitar a su familia y regresa a Paris. En el 31 Erzsebet, que se cambia el nombre a Elizabeth Saly, pese a la oposición de su familia se reúne con él en esa ciudad. Se casan en junio del 33, pese a que poco antes fallece la madre de André. Ese mismo año es premiado por su trabajo “Distortion” y poco después publica un libro del mismo. También ese año publica su primer libro de carácter personal “Enfants” dedicado a su mujer y a su madre.  Comenzando a publicar regularmente a partir de ese momento.

Con la creciente afianzación del partido Nazi en Alemania y el aumento de la tensión en Europa, muchas revistas dejan de publicar a Kertész debido a sus temas apolíticos, esta falta de trabajo junto con la creciente persecución judía provocan que el matrimonio decida mudarse a New York, donde le ofrecen trabajo en la agencia Keystone.
Comienza uno de los periodos más difíciles de sus vida, sin sus amigos artistas, pronto se da cuenta de que en ese momento los americanos rechazaban hacerse fotos en las calles, Keystone le impone que trabaje en estudio, todo esto junto con las dificultades que se le planteaban por el idioma, el inglés se le atraviesa un poco y jamás lo dominará del todo, hacen que se sienta marginado. Poco después de que su jefe, Ernie Prince deja la agencia, se despide de Keystone y comienza a trabajar para Harper´s Bazar, Town and Country, Life y Look, quienes en octubre del 38 publican una serie suya titulada “A Fireman Goes to School” bajo el nombre de su antiguo jefe Ernie y André se pilla tal cabreo que se plantea dejar de publicar en revistas, algo que finalmente hace en el 41 tras otro par de encontronazos con Vogue y House and Garden. Ese mismo año, debido a la II Guerra Mundial y al papel que juega Hungría dentro de la misma, se les considera “enemy aliens” (enemigos extranjeros) y a André no le permiten realizar fotografías en exteriores ni trabajar en ningún proyecto relacionado con la seguridad nacional, para no causar problemas a su mujer que acaba de crear una compañía de cosméticos, Kertész prácticamente desaparece del mundo de la fotografía durante tres años.

 

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZEn Enero del 44, Elizabeth se convierte en ciudadana americana y a André le llega el turno en febrero de ese año. Comienza a publicar nuevamente para House and Garden con quienes dos años después firma un contrato en exclusiva que va a restringirle libertad editorial y a mantenerle muchas horas en el estudio pero la paga no está nada mal: unos 10.000 dólares al año de los de entonces y le devuelven los negativos a los seis meses para su propio uso. Realiza fotografías de muchas casas famosas y lugares notables, tanto en Estados Unidos como en Europa. Entre el 45 y el 62 publica más de 3000 fotografías en House and Garden y se hace un nombre en la industria. A la contra, su trabajo personal es prácticamente inexistente nulo lo que le frustra bastante.
grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZA finales del 61 debido a una pequeña disputa rompe su contrato con Condé Nast Publishing y empieza a centrarse en su trabajo personal con el que por fin conseguirá el reconocimiento internacional que anda buscando. En el 62 su trabajo se expone en Venecia y al año siguiente es uno de los artistas invitados a la IV Mostra Biennale Internazionale della Fotografia donde recibe una medalla de oro por su dedicación a la industria de la fotografía. Su trabajo también se exhibe en Paris en la Bibliothèque Nationale. Y por fin, en el 64 en el Museum of Modern Art de New York aparece Kertész en una exposición individual que resulta ser un éxito para la crítica que a partir de ese momento le reconoce como uno de los grandes artistas en el mundo de la fotografía. Ni que decir tiene que a partir de este momento se suceden las exposiciones y los premios. Y pese a todo, sigue sintiendo que no se le reconoce como fotógrafo hasta su muerte.

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZSu mujer muere de cáncer en el 77 lo que le sume en una profunda depresión, se encuentra recluido en su casa. En ese estado se encuentra cuando en el 79 Polaroid le regala la mítica SX70, comienza a experimentar con ella  y crea en honor de Elizabeth una serie titulada “From my window”, unos entrañables bodegones con los objetos que adquirió y compartió con ella. Poco a poco va saliendo de su depresión reuniéndose con antiguos y nuevos amigos. Finalmente muere mientras duerme pacíficamente el 28 de septiembre de 1985. A día de hoy es considerado como uno de los padres del fotoperiodismo.

Podéis encontrar trabajos suyos en:

The J. Getty Museum

Condé Nast

Masters of Photography

0 Responses to “FOTÓGRAFO DEL VIERNES: ANDRÉ KERTÉSZ”


  • No Comments

Leave a Reply