FOTÓGRAFO DEL VIERNES: KEVIN CARTER

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: KEVIN CARTER

“Estás realizando una imagen. Dentro de ti una voz grita ¡oh Dios! Pero es hora de trabajar. El resto tratas de asimilarlo después. Si no puedes hacerlo, deja el juego”

Nace el 13 de septiembre de 1960 en Johannesburg, se cría en un barrio blanco de clase media, en una familia supuestamente liberal pues, pese a que en teoría no son racistas, tampoco luchan contra el apartheid y de pequeño es testigo de redadas y arrestos de gente de raza negra por encontrarse en un barrio exclusivamente de blancos, sus continuos cambios de humor de Kevin hacen que la relación con sus padres sea complicada.

Tras graduarse en el  instituto, empieza a estudiar farmacia, pero un año después abandona la carrera lo que le obliga a realizar el servicio obligatorio en el ejército. Para evitar ser destinado en infantería, se alista voluntariamente en las fuerzas aéreas profesionales que le va a suponer cuatro años de servicio. Pronto se da cuenta de su error y en el 80, tras recibir una paliza por defender a un camarero negro que estaba siendo insultado, deserta pero no abandona el país, se muda a Durban e intenta empezar una nueva vida como locutor de radio bajo una identidad falsa. En este período es cuando trata por primera vez de suicidarse a base de una mezcla de alcohol y barbitúricos. No lo consigue, pero sí le sirve para decidirse por terminar el servicio militar para no tener más problemas.

Esta destinado en Pretoria en el 83, cuando resulta levemente herido tras un atentado del ANC contra la base aérea, tras asistir a los heridos el verse inmerso en ese pequeño tramo de la historia le genera una necesidad de documentar la misma y decide convertirse en fotoperiodista.

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: KEVIN CARTER

Consigue trabajo en una tienda de cámaras fotográficas y empieza trabajando como fotoperiodista deportivo para el Sunday Express, donde conoce a Bart, hermano de Greg Marinovich, al que también conoce poco después aunque pasarán unos años hasta que se encuentren trabajando juntos. En el 84 entra a formar parte de la plantilla de The Star, sumándose a un grupo de fotógrafos blancos que se imponen como misión exponer la brutalidad del apartheid, tema hasta el momento en el que sólo se centraban los fotógrafos negros. Kevin es el primero en recoger la brutal práctica del “Necklacing” siendo testigo con su cámara de la ejecución de una joven por este sistema en el que a la víctima se le coloca un neumático y se le prende fuego.

Se encuentra realizando un encargo para The Star cuando conoce a Julia Lloyd, dos semanas después están viviendo juntos, al poco ella se queda embarazada y no se casan debido a la aversión al matrimonio que Julia ha adquirido tras dos divorcios. Megan, su hija, se convierte en su eje central y en quien centre todo lo mejor que puede ofrecer. Poco tiempo después Kevin y Julia se separan.

Cuando estalla la violencia en los Townships, en el 90, trabajar en solitario puede tener consecuencias fatales por lo que a menudo se dirige a los mismos en compañía de sus amigos Ken Oosterbroek, Greg Marinovich, a los que poco después, se les une Joao Silva. En este momento Kevin es jefe de fotografía del periódico anti-apartheid Weekly Mail.

Para evadirse de la violencia comienza a usar drogas, no se queda en la marihuana y comienza a fumar la “pipa blanca”, una mezcla de marihuana y Mantrax (un tranquilizante) que normalmente causa un estado de letargo que en Kevin no se produce si no que le activa, convirtiéndose en una adicción.

En el 93, su carrera en el Weekly Mail está llegando a su fin y cuando Joao presenta sus planes para marcharse a Sudán, Kevin no se lo piensa dos veces a la hora de acompañarle, hecha mano de contactos para poder ir. Se embarcan en un viaje en busca de los rebeldes, tras todas las dificultades que superan para entrar en el país por fin consiguen que un avión con ayuda humanitaria les lleve a la zona, el problema, es que va a estar allí sólo una hora. Mientras Joao va en busca de los rebeldes, Kevin impactado por la hambruna se queda en la zona y es donde realiza la fotografía que dará vueltas y vueltas al mundo, publicada por primera vez en The New York Times

grey FOTÓGRAFO DEL VIERNES: KEVIN CARTER

Deja el Weekly Mail y comienza a trabajar como freelance hasta que ficha por Reuters. En marzo del 94, se encuentra en Bophuthatswana donde la derecha más extremista el AWB planea llevar a cabo una limpieza étnica, y en este caso el ejecutor se convierte en el ejecutado cuando varios grupos asilados quedan a merced de la policía de Bop, que les ejecutan con Kevin como testigo, había hecho una serie de fotografías y en el momento de últimas ejecuciones se encuentra rebobinando la película, dejando el lugar bastante trastornado.

Continua abusando de las drogas y se hace patente durante una de las coberturas que realiza de uno de los mítines de Mandela, estrellando su coche y siendo arrestado por posesión de drogas, lo que hace que casi le despidan de Reuters, el puesto de trabajo lo salva gracias a que pocos días después recibe el Pulitzer por la foto de Sudán.

El 18 de abril del 94 se encuentra en las primeras horas en Thokoza con el resto del Bang-Bang Club, pero poco después del mediodía se va de la zona pues tiene una entrevista por el premio.  Al salir, se entera por la radio de la muerte de Ken O y de la herida de Greg. Devastado por la muerte de su amigo, al día siguiente regresa con Joao a Thokoza en el día más violento que han visto jamás.

Pese al corto respiro que le supuso su primer y único viaje a Nueva York, para la recogida del premio, la muerte de Ken, las críticas recibidas por la fotografía de Sudán y las drogas le llevan a una tremenda depresión. Tras el viaje, recibe un encargo de Sygma para que cubra la visita de Mitterrand en Cape Town y a la vuelta, se deja los carretes en el avión. Trata de recuperarlos pero no lo consigue.

Tras dar largas durante un par de días a la agencia, un día en el que parece que se levanta algo mejor va a ver a varios compañeros, terminando por visitar a la viuda de Ken, Monica, que se convierte en la última persona que lo ve con vida. En el barrio de su niñez, aparca el coche y se suicida, atando una manguera al tubo de escape del coche.

Podéis saber algo más sobre su vida en el siguiente documental: The life and death of Kevin Carter.

Y en este otro se habla de la fotografía del niño y el buitre

También tenéis Wikipedia

Y este otro artículo de thisisyesterday.com 

 

De recomendada lectura es el libro The Bang-Bang Club de Greg Marinovich y Joao Silva.

Podéis ver la peli que está muy bien pero está BASADA en hechos reales, no es documental y cambian muchas cosas.

Y eso es todo por ahora, pasad un gran fin de semana!

Sandra Blanco

0 Responses to “FOTÓGRAFO DEL VIERNES: KEVIN CARTER”


  • No Comments

Leave a Reply